Jueves, 19 de Julio de 2018 | 09:03:32
26/07/2017

Escándalo: Presidente del Pro, referente de Frigerio, involucrado en desvío de fondos para la campaña

El presidente del PRO de Entre Ríos e intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein, contrató de manera irregular a una Fundación directamente vinculada al Pro y de la cual fue becario, para que opere de nexo con el gobierno nacional. Al igual que en otras ciudades, se sospecha de una maniobra para desviar dineros públicos con fines electorales. 

 

El presidente del PRO de Entre Ríos e intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein, -hombre ligado directamente a Rogelio Frigerio- a una semana de haber asumido contrató de manera irregular, violando los mecanismos legales vigentes en su municipio, a la Fundación Nuevas Generaciones que integran hombres del macrismo domiciliados en Capital Federal –además de actuales dirigentes provinciales de Cambiemos- para que “en siete días” elabore un supuesto “Plan de Gobierno” y “opere de nexo para gestionar planes nacionales para el municipio, como el Plan Hábitat” y coordine entrevistas y audiencias con funcionarios del gobierno de Mauricio Macri. Al igual que en otras ciudades donde se detectaron idénticas contrataciones, se sospecha de una maniobra para desviar dineros públicos para financiar la campaña electoral del PRO. Se habla de “aportes municipales a una caja recaudadora para financiar a Cambiemos”. Además de un canon por “asesoramiento”, Hein le paga a los miembros de la Fundación macrista que viven en Capital Federal los gastos de traslado, alojamiento y comida, mientras en su intendencia aplicó  “un supuesto reordenamiento de gastos” para evitar el despilfarro. Este año el contrato se renovó automáticamente, vulnerando otra vez los mecanismos establecidos por ordenanzas, aunque el Plan de Gobierno que debería confeccionar la Fundación, y por el que ya pagó con fondos del Municipio, casi dos años después, no se conoce. El Tribunal de Cuentas de Entre Ríos, que ha mostrado celeridad en algunas auditorías, a casi dos años de estas contrataciones irregulares, ha guardado silencio.

 

INFORME DE NOTICIAUNO

El intendente de Basavilbaso, Gustavo Hein, quien fue designado recientemente por el Ministro del Interior Rogelio Frigerio para presidir el PRO en Entre Ríos, firmó de manera irregular, violando los mecanismos legales vigentes en su municipio, un “contrato de asesoramiento” con la Fundación Nuevas Generaciones -integrada por hombres de su propio partido, varios que son actualmente autoridades del PRO- para que esa ONG realice una serie de tareas que en rigor Hein debería desempeñar como intendente de su ciudad. Entre otras cosas, Hein le pagó -y sigue pagando- a la Fundación macrista para “gestionar planes nacionales como el Plan Hábitat”.

En otros términos, el Municipio que comanda el presidente del PRO paga para que un tercero –la Fundación macrista- con nexos político-partidarios y hasta de amistad con el propio titular del Poder Ejecutivo municipal, realice una tarea que es inherente a la función pública propia del intendente (y del municipio como institución). Tarea que además “no es posible corroborar que se haya realizado, aunque se pagó, porque desde el Poder Ejecutivo se niegan sistemáticamente a responder los pedidos de informes presentados” por concejales de la oposición.

Pero no solo el intendente Hein contrató por importantes sumas de dinero y fuera de los mecanismos legales a una Fundación amiga dirigida por el macrismo para que haga lo que el intendente macrista debería hacer. Tal como denunció NOTICIAUNO (ver acá), también los intendentes de Viale y de Victoria suscribieron idéntico contrato a los pocos días de asumir en la función.

NOTICIAUNO publicó en noviembre del año pasado (en la nota titulada “Escándalo: intendentes pagan a una Fundación del Pro para conseguir recursos nacionales”), el oscuro vínculo existente entre la Fundación Nuevas Generaciones y varios municipios de Entre Ríos gobernados por Cambiemos.

La Fundación macrista –a la que pertenecen o están vinculados varios dirigentes provinciales del PRO- es sospechada por “recaudar bajo la forma de contratos de locación de servicios y cooperación, dineros públicos, con la anuencia de algunos intendentes de Cambiemos, que con la excusa de acceder a planes que maneja el Ministro del Interior Rogelio Frigerio, en verdad han diseñado una máscara para desviar fondos para al financiamiento del PRO”.

 

Gustavo Hein, en la Fundación que contrató, antes de asumir la Intendencia

Esto viene sucediendo desde el inicio mismo de esas gestiones municipales, casi como resultado del cumplimiento de “pactos preexistentes entre los intendentes y los miembros de la Fundación que pertenecen al mismo partido político” y que asesoraron a los intendentes en la campaña electoral 2015.

Debería constituir un verdadero escándalo institucional –digno de una investigación judicial- el hecho de que ese tipo de organizaciones –en particular la Fundación Nuevas Generaciones- reciba dineros públicos vía contratos de asesoramiento con el Estado municipal que, según todas las fuentes consultadas por NOTICIAUNO caen bajo la sospecha de “financiar la actividad proselitista del partido de Mauricio Macri”. Aún a costa de “comprometer las cuentas municipales”.

Existe similitud de criterios entre los entrevistados respecto a la “llamativa ausencia del Tribunal de Cuentas de la Provincia que no observó nunca estas contrataciones irregulares en ninguna de las auditorías que supuestamente realizó en los municipios involucrados”.

Sería lamentable para la institucionalidad de la provincia que el Tribunal de Cuentas haya hecho “la vista gorda” sobre probables irregularidades cometidas por funcionarios públicos que pertenecen a Cambiemos, y no haya actuado con la misma “imparcialidad” con la que se ha pronunciado sobre asuntos relacionados a las gestiones de gobierno justicialistas.

El cuestionamiento hacia el Tribunal de Cuentas adquirió más fuerza en las últimas semanas porque “estas irregularidades con la Fundación macrista, que fueron denunciadas hace varios meses, llevan ya casi dos años sin ser observadas”.

El desembolso que ya hicieron –y el que harán- los municipios involucrados en favor de la Fundación Nuevas Generaciones, si bien no constituyen “contrataciones de alta significación económica en los términos que pretende el Tribunal de Cuentas”, son erogaciones altamente significativas para los presupuestos municipales afectados, casi todos con problemas financieros.

Basta recordar que a fin del año pasado el concejal Ángel Landra (PJ- Viale) dijo respecto al contrato irregular suscripto en su ciudad por el intendente de Cambiemos, Uriel Brupbacher, con la Fundación Nuevas Generaciones, que el gasto efectuado por la Municipalidad para contratar a esta Fundación -300.000 pesos al año- hubiese alcanzado para pagar “un bono de fin de año de 3.000 pesos para cada uno de los cien empleados de planta permanente” que trabajan en la municipalidad de Viale.

Dicho de otro modo: para los municipios, es de alta significación económica la contratación que a la luz de las denuncias “no arrojó hasta el momento ningún resultado concreto en beneficio de los vecinos”.

Sumado a esto, los concejales de bloques de la oposición no lograron aún acceder al supuesto informe que debía entregar –como contraprestación- la Fundación macrista al Municipio que la contrató y le pagó. Es más, ningún pedido de informes elevado a los Ejecutivos municipales que aportaron a la fundación partidaria, fue respondido en el año y medio de vigencia que tienen estos contratos.

 

Modus operandi

NOTICIAUNO detectó que al menos tres municipios (Viale, Victoria y Basavilbaso), todos gobernados por Cambiemos, firmaron contratos idénticos con la Fundación Nuevas Generaciones.

Hasta por un canon idéntico.

Constituyendo de este modo “un contrato de adhesión listo para firmar, con una especie de tarifa plana”. Es decir, nada que atienda a las particularidades locales.

Es por demás relevante que “todos los contratos –en todos los municipios- se firmaron utilizando el mecanismo de contratación directa, dejando de lado cualquier proceso licitatorio que permitiera a otras organizaciones del estilo –incluso radicadas en la provincia- competir para prestar los mismos servicios”. Por ese motivo también, debería ponerse bajo la lupa de la Justicia (y del Tribunal de Cuentas) la irregularidad del trámite administrativo que en todos los casos dio curso al aporte destinado a la Fundación del PRO.

Es llamativa en todos los casos “la reticencia de los intendentes para dar cuenta de los contratos con la Fundación”. Sistemáticamente se niegan a responder los pedidos de informes presentados.

 

Lobby

De las cláusulas de los contratos analizados, firmados por los intendentes de Cambiemos y la Fundación Nuevas Generaciones, se desprende que el “juego” de la Fundación que comandan hombres del PRO, consiste en aportar información a los intendentes para que tomen decisiones sobre temas que van desde la obra pública, pasando por la seguridad, el medio ambiente, la eficiencia administrativa y la libertad de prensa, hasta -paradójicamente- la transparencia en la gestión.

En otras palabras, el contrato firmado con la Fundación es la forma –elegante y diplomática- de legitimar el “lobby” de estas organizaciones “extra poder” con vínculos directos con el poder, que son usinas de pensamiento destinadas a generar el relato del CAMBIO, detrás del argumento de “dotar al Estado de herramientas para que pueda hacer funcionar el ámbito público”. Pero que en realidad están sospechadas como mecanismo de desvío de fondos del Estado para fines electorales.

Es absolutamente inadmisible que quienes se presentan como impulsores de un cambio de paradigma político, apelen a Fundaciones partidarias, legitimen de paso el lobby, burlen los mecanismos legales dispuestos por el propio Estado, afecten recursos importantes para las cuentas públicas municipales, todo detrás de un objetivo que solo los emparenta con la vieja política: crear “un mecanismo sui generis -¿ilegal?- de financiamiento político partidario”. 

 

El caso que involucra al Presidente del PRO Entre Ríos

Gustavo Hein es, además de intendente de la ciudad de Basavilbaso, presidente del PRO Entre Ríos desde que fue elegido por el ministro Frigerio para conducir los destinos del macrismo provincial, después de que la Justicia obligara al partido presidencial a normalizarse (ver acá). En rigor Hein accedió a la presidencia del PRO por ser la única lista que con el respaldo de Frigerio, oficializó su partido.

En ese momento, los cuestionamientos a la candidatura de Hein dentro del PRO, obligaron al presidente Mauricio Macri a realizar un viaje relámpago a la ciudad de Paraná, adonde se sacaron fotos que dejaron en claro que el respaldo hacia Hein venía desde arriba.

                           Encuentro del presidente Macri con Gustavo Hein y Frigerio en Paraná

El intendente de Basavilbaso es sólo uno de los jefes comunales involucrados en la sospechosa contratación de la Fundación Nuevas Generaciones, directamente vinculada a él y a su partido político.  

NOTICIAUNO pudo corroborar que A MENOS DE UNA SEMANA DE ASUMIR, el 17 de diciembre de 2015, Gustavo Hein firmó el contrato con la Fundación Nuevas Generaciones mediante el procedimiento de “contratación directa y por vía de excepción”.

 

Hein utilizó la “vía de excepción” para eludir el procedimiento habitual y normal de contratación que tiene establecido por Ordenanza la Municipalidad.

Con total desprolijidad, cuatro meses después, Hein ratificó ese contrato a través del Decreto 0197/16 de fecha 4 de abril de 2016. De ese modo “violó lo establecido como plazo de remisión al Concejo Deliberante, conforme lo dispone el artículo 3 Inciso “g” de la Ordenanza 5/2002 (régimen de contrataciones municipal) y su modificatoria”.

Por si esto fuera poco, Gustavo Hein, que conocía cabalmente a la Fundación, dispuso, además del pago de un canon por asesoramiento de la Fundación (que se actualiza según variación de precios e inflación), que el Municipio se haga cargo también de “los gastos de alojamiento y alimentación del equipo de la ONG macrista que tiene domicilio en Buenos Aires”, y que, según surge del contrato, “visitará al menos una vez al mes a los funcionarios y al Intendente”.

 

Esta especie de “all inclusive” para los miembros de la Fundación PRO contrasta con el discurso de austeridad de Hein, quien impulsó una ordenanza -que actualmente está vigente- (Ordenanza 438/16) declarando el “reordenamiento económico” de la municipalidad.

¿No existen funcionarios calificados en el equipo que secunda al intendente Hein, que debe recurrir en un contexto económico ajustado a un contrato de “asesoramiento” con una Fundación política que integran hombres del PRO que no viven en la provincia, obligando al Municipio a desembolsar importantes sumas de dinero?

Hasta un concejal del propio espacio político del intendente –Daniel Rinaldi, de la UCR- dijo que era “altamente preocupante que se destinen fondos a financiar fundaciones políticas y no para atender necesidades fundamentales de los vecinos, como el agua potable”.

Aunque el discurso sea de CAMBIO, TRANSPARENCIA Y AUSTERIDAD, desde hace más de un año duermen los pedidos de informes de la oposición solicitando explicaciones sobre la contratación.

Pero la irregularidad cometida por el presidente del PRO, Gustavo Hein, no terminó al finalizar el plazo del contrato firmado (diciembre de 2016). Es que el convenio contiene “una cláusula de renovación automática”, con la cual el contrato se prorrogó y está actualmente vigente, por segundo año consecutivo y con nueva tarifa, y vuelve a violar de ese modo las normas de contrataciones municipales. Al ser un contrato firmado por la vía de excepción, dejando de lado el régimen de compras habitual en el municipio, debería hacer sido aprobado por el Concejo Deliberante. No lo fue cuando se firmó. Ni lo fue cuando se prorrogó.

Al igual que sucedió en los demás municipios que se sumaron a la maniobra, el “Plan de gobierno” que debía elaborar esta Fundación NUNCA SE HIZO PÚBLICO.

Ya se cumplieron todos plazos para responder los pedidos de informes y Hein nunca respondió a ninguno de ellos.

Queda claro a esta altura que estamos en presencia de un verdadero modus operandi. Porque en todos los municipios involucrados, el contrato con la Fundación Nuevas Generaciones fue suscripto a escasos días de asumir los intendentes, a través del mecanismo de contratación directa y por vía de excepción, sin participar a los Concejos Deliberantes. Todos los contratos que se firmaron son verdaderos contratos de adhesión que están prediseñados para que sólo los firmen los intendentes que acceden a la operatoria. Todos contienen las mismas cláusulas, por demás insólitas. Todos se manejan con una especie de “tarifa plana”. En todos los casos, nadie pudo acceder al supuesto Plan de Gobierno que debe elaborar la Fundación.

 

Cláusulas insólitas y ¿lesivas?

La Fundación fue contratada no sólo para la “confección de un plan de gobierno para la ciudad” de que se trate,  sino también para su posterior “ejecución”.

Y los servicios de la Fundación se prestan “a través de un Centro de Estudios”.

 

Surge también de la documentación a la que accedió NOTICIAUNO que una organización internacional -la Fundación alemana Hanns Seidel- “contraparte en Argentina de la Fundación Nuevas Generaciones” aparece como “auspiciante de dicha cooperación”.

Según el convenio “tipo” el plan de trabajo y ejecución que ofrece la Fundación se divide “en tres etapas”.

La primera etapa, durante la cual la Fundación “recorre el municipio y toma contacto con las distintas problemáticas, detecta oportunidades, diferenciales y ventajas de la ciudad” se cumple “íntegramente" en un plazo fugaz de una semana después de asumido el intendente que firma el contrato.

Seguidamente el convenio detalla que “el primer borrador del Plan de Gobierno será presentado al intendente en el mes de enero”, es decir, al mes de asumir.

En una “segunda visita” de los miembros de la Fundación, se definen –según el contrato- “qué políticas públicas el intendente debe mantener o eliminar”.

En base a esas visitas “en territorio” se envía el Plan de Gobierno al Intendente “para su aprobación final”. Cabe aclarar que en los casos detectados se trata de un Plan de Gobierno “oculto”, que nadie pudo conocer hasta el día de hoy. Ni siquiera mediando pedidos de informes.

 

Párrafo aparte merece el análisis sobre el momento en el cual los vecinos -electores podrían tomar conocimiento acerca del "Plan de Gobierno". En una lógica democrática, es de suponer que el Plan de Gobierno que Hein tenía diseñado cuando era candidato a intendente debió presentarse a los electores en la campaña -no después de las elecciones y después de asumir- para que los vecinos pudieran elegirlo o rechazarlo.

A tenor del contrato, el Plan de Gobierno no pudo formar parte de NINGUNA PLATAFORMA POLÍTICA DE HEIN, ni de ninguno de sus colegas intendentes. ¿Cómo podían presentarse a las elecciones ante sus vecinos con un Plan de Gobierno que recién se elaboraría después de asumir? Si fuera otra fuerza política, pocos dudarían en calificarlo de “estafa electoral”.

Y si, peor aún, la plataforma de Hein fue elaborada por la misma Fundación -como sucedió con la campaña a intendente de Concordia de Roberto Niez, ver más abajo-, el contrato firmado por Hein al asumir ¿sería el pago de un servicio prestado por la Fundación macrista en la campaña?

La rapidez con la que se firmaron los contratos con la Fundación–a menos de una semana de asumir- agudizan las sospechas en ese sentido.

 

Siguiendo las cláusulas insólitas del contrato firmado por Hein y el resto de los intendentes involucrados, según el contrato, cuando el intendente aprueba el Plan de la Fundación, se conforma entonces “un tablero de comando” y se designan “responsables en cada área”.

En una tercera etapa, la Fundación sigue “por teléfono o vía correo electrónico” la “correcta ejecución del Plan de Gobierno”, algo así como un GOBIERNO DESDE LA CAPITAL FEDERAL.

“A los quince días de la visita de la Fundación al municipio”, -agrega el contrato- “el Intendente deberá viajar a la Ciudad de Buenos Aires para realizar las acciones de agenda previstas en el plan de gobierno que serán coordinadas por la fundación”. Por ejemplo, conseguir entrevistas con el Ministro Frigerio.

Contra toda lógica de protección de los intereses locales, por la cláusula cuarta del contrato el municipio libera "de toda responsabilidad a la Fundación" por los daños que pudiera generar la ejecución del Plan elaborado por la Fundación macrista.

En el mismo sentido, en la cláusula octava el municipio renuncia expresamente a la jurisdicción de la Justicia provincial y se somete a la de los tribunales federales para reclamar cualquier incumplimiento en que incurra la Fundación PRO.

Se podría inferir a esta altura que el contrato que firmaron –y renovaron- los intendentes de Cambiemos –incluido el propio presidente del PRO Entre Ríos- es un verdadero “traje a medida” de la Fundación que integran sus amigos macristas, más que un convenio que beneficie a las localidades en cuestión.

Nada de todo lo señalado sorprendió hasta hoy a ningún integrante de Cambiemos.

En cambio, para justificar la extraña contratación con la Fundación Nuevas Generaciones, miembros de la Fundación y hasta concejales del PRO ensayaron una absurda defensa.

Por ejemplo en la ciudad de Viale, los propios integrantes de la Fundación afirmaron que “además del asesoramiento a la municipalidad para que pueda lograr su Plan de Gobierno, la función de la organización era servir de nexo con el gobierno nacional, haciendo un seguimiento de los pedidos que la comuna realice ante algún Ministerio en particular”. Y el concejal de Cambiemos Miguel Heft reconoció que “la Fundación cobra para gestionar planes nacionales como el Plan Hábitat”. Sin ponerse colorados.

Debe recordarse que en Viale hubo “represalias” para quienes osaron preguntar sobre la absurda contratación. El concejal Ángel Landra (PJ), quien calificó la maniobra como “caja recaudadora”, no recibió respuesta alguna del intendente de Viale. En cambio recibió una carta documento del presidente de la Fundación Nuevas Generaciones, Julián Obiglio, dirigente nacional del PRO, “para que deje de hablar de los aportes que recibe la Fundación”.

 

El Caso Victoria

En la ciudad de Victoria, el intendente Domingo Maiocco (Cambiemos) también contrató a la Fundación macrista y desembolsó sólo el año pasado unos 300 mil pesos por “asesoramiento en materia de gestión”. En ese municipio también hubo una “tercerización” de la función pública municipal –indelegable- , y también se denunció la irregularidad del trámite administrativo que dio curso al “aporte” destinado a la Fundación del PRO.

Maiocco primero firmó el contrato (enero 2016), luego firmó el decreto que autorizó ese contrato (mayo 2016). Y recién después autorizó “la contratación directa por vía de excepción” (en junio 2016).

Las mismas irregularidades que cometió Gustavo Hein, el intendente que conduce el PRO Entre Ríos.

NOTICIAUNO corroboró la información con los decretos publicados en el Boletín Oficial de Victoria.

A través del decreto N° 367/16 el Municipio aprobó el contrato (que ya se había firmado) entre la Municipalidad de Victoria y la Fundación Nuevas Generaciones.

 

A través del decreto N° 454/16 el secretario de Gobierno, Sergio Navoni, autorizó la contratación efectuada de manera directa y por vía de excepción, considerando el pago de 20 mil pesos mensuales, IVA incluido, desde marzo a diciembre de 2016.

 

 

Antecedentes de la Fundación Nuevas Generaciones en Entre Ríos

En Concordia, la Fundación Nuevas Generaciones elaboró junto al entonces precandidato a intendente de Cambiemos, Roberto Niez (actual presidente de la Delegación Argentina ante la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande), el Plan de Gobierno Municipal 2015-2019, es decir su plataforma electoral.

El Observatorio de la Obra Pública provincial fue un proyecto de ley que formalmente presentó el diputado provincial macrista Joaquín La Madrid, con nexos con la Fundación, pero cuya redacción e impulso se atribuye directamente a la Fundación del PRO. Es el expediente N° 21094 que se encuentra actualmente en la Cámara de Diputados de la provincia.

 

Proyecto Observatorio de la Obra Pública elaborado por la Fundación Nuevas Generaciones

 

Proyecto de Ley Observatorio de la Obra Pública presentado por el diputado La Madrid

 

También la Fundación estuvo presente en el Primer Debate de candidatos a Presidente (Macri-Scioli) impulsado por el actual Jefe de Estado, Mauricio Macri. El Comité de “Argentina Debate” impulsor de la iniciativa tenía fuertes vínculos con el macrismo. Uno de sus integrantes, Diego Blasco, ex rector de la Universidad Austral, es actualmente miembro de la Fundación Nuevas Generaciones.

 

La Fundación Nuevas Generaciones

Fue creada como reducto duhaldista en 2010 y tomó la bandera del PRO tras el eclipse del ex presidente Eduardo Duhalde.

Conducida actualmente por Julián Obiglio –Director Ejecutivo- ex diputado nacional del PRO y actual vicepresidente de la Unión de Partidos Latinoamericanos (UPLA), es una de las usinas creadas para apalancar el proyecto político del presidente Mauricio Macri.

Está compuesta por varios integrantes de la primera plana macrista: Diego Guelar, embajador de la República Argentina ante China y ex Secretario de Relaciones Internacionales del PRO; el senador y presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, entre otros.

Más en segundo plano aparecen dirigentes “de la vieja guardia” históricamente vinculados con el duhaldismo y el menemismo: Alfredo Atanasof, Carlos Brown, Armando Caro Figueroa, Ramón Puerta, entre otros.

Con domicilio en Capital Federal, cuenta con el respaldo de varios ministerios nacionales (Ministerio de Modernización, Ministerio de Trabajo y Ministerio del Interior) para organizar actividades como “seminarios” a fin de difundir los programas del gobierno nacional y "articular una política de trabajo con los municipios", principal apuesta de Mauricio Macri para “suplir la territorialidad que aportó el radicalismo y pasar por alto la intervención directa de los gobernadores”.

En Entre Ríos, varios dirigentes del PRO, actualmente en funciones públicas, figuran como “exbecarios de la Fundación Nuevas Generaciones”. Entre otros, el concejal de Paraná Emanuel Gainza, la diputada provincial Ayelén Acosta, el presidente del Consejo Empresario de Entre Ríos, Juan Diego Etchevehere, el senador por Gualeguaychú Nicolás Mattiauda, el diputado provincial y presidente del PRO en Paraná, Esteban Vitor, y su par Joaquin Lamadrid. Y por supuesto, el propio Gustavo Hein, presidente del PRO Entre Ríos, quien figura como integrante del "Club de Ex Becarios" de la Fundación que contrató a pocos días de asumir la intendencia de Basavilbaso.

 

Denuncia Judicial

Convencidos de que “la red de fundaciones, como Nuevas Generaciones, fue diseñada por el PRO para recibir aportes de municipios y así financiar su actividad política” y que “la Fundación es la máscara para recaudar fondos de los municipios para la campaña política del PRO”, abogados de la provincia confiaron a NOTICIAUNO que evalúan por estas horas “realizar una presentación judicial para que se investigue esta maniobra que involucra al propio presidente del PRO de Entre Ríos".

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

opinión

Ya en 2015 indicábamos desde el Partido Socialista que ni la UCR-Cambiemos y mucho menos Sergio Varisco eran la salida a los problemas de la ciudad. No nos equivocamos.

El secretario de Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, coincidió con los argumentos de los defensores del glifosato y dijo que “el problema es la mala aplicación” de los agrotóxicos. Está en contra de prohibir el veneno y avaló los postulados “BPA” que esgrimen las compañías como Monsanto, Bayer, Dow, BASF, Syngenta y DuPont para demostrar que no perjudican a la salud.

+ NOTICIAS