Viernes, 20 de Octubre de 2017 | 02:24:04
08/08/2017

Bordet anticipa la discusión del Congreso y le marca la cancha a Macri

El gobernador planteó la agenda de Entre Ríos en el Congreso: Coparticipación, Salto Grande y cheque. Dejó en claro que no hay margen para ceder fondos a la Nación. Reclamó diálogo con Macri "sin intermediarios" y le advirtió al Presidente que "así vamos mal". 

 

El gobernador Gustavo Bordet -anfitrión en dos oportunidades de los encuentros de la Liga de mandatarios del PJ- anticipó, con la bandera del federalismo en mano, cuál será el límite de acompañamiento a la gestión de Mauricio Mari en el segundo tramo de su mandato: el salario de los trabajadores y la resignación de fondos que corresponden a la Provincia. Detrás del respaldo a los precandidatos de la lista Nº 2 “Somos Entre Ríos” encabezada por el actual diputado provincial Juan José Bahillo, Bordet dejó un claro mensaje político que excede la interna peronista: Entre Ríos necesita diputados nacionales que impidan la embestida para desfinanciar la provincia, una jugada de la Nación que comenzó sigilosamente con el reclamo por el Fondo del Conurbano, presentado ante la Corte –no ante el Congreso- por la gobernadora macrista María Eugenia Vidal. De prosperar la demanda de Buenos Aires, “Entre Ríos perderá más de 3.600 millones de pesos al año”. De ese modo se verá licuado –por ejemplo- el “esfuerzo fiscal” que hizo la provincia para disminuir su déficit. Con "enorme preocupación" por la marcha de la economía, Bordet advirtió a Macri que “por este camino vamos mal”. Reclamó "diálogo directo con el Presidente" y puso como ejemplos de la falta de diálogo lo que sucede con los proyectos de reforma laboral y tributaria anunciados por Nación: “No recibimos ningún borrador de la reforma laboral ni de la reforma impositiva, ni un paper como se usa decir ahora”, En el escenario que se avecina, el gobernador marcó el terreno al gobierno nacional (que no tendrá mayoría en el Congreso ni aún ganando las elecciones) y afirmó que la gobernabilidad que se exige a los gobernadores (los votos de los legisladores de las provincias peronistas) debe ser “recíproca”. Dicho de otro modo: el desfinanciamiento de las provincias –si avanza el planteo de Vidal y se anula la discusión parlamentaria del tema- pondrá lamentablemente en jaque a las administraciones provinciales, pero -como contrapartida- dificultará el respaldo parlamentario que necesariamente Macri deberá buscar en los gobernadores del PJ, aún obteniendo un triunfo electoral.  

 

Gobernabilidad sin diálogo

Bordet admitió que “la economía en la Provincia está complicada”. En ese marco recordó que “la brecha fiscal con la que se encontró cuando asumió es el motivo de principal preocupación” para su gestión.

El déficit fiscal -precisó- “se redujo 40 por ciento en los primeros siete meses de este año”. “A valores históricos, sin actualizar por inflación, son unos 1.400 millones de pesos” menos en rojo, detalló, reconociendo que “nos queda un 60 por ciento más, que es mucha plata, y vamos a trabajar sostenidamente para lograr achicarlo”.

La cuestión de reducción del déficit fiscal heredado de los gobiernos que lo antecedieron “van a consumir la gestión”, reconoció, “pero tenemos que hacerlo porque de lo contrario esta provincia no va a tener viabilidad”, dijo.

El gobernador expresó también “mucha preocupación” por “lo macroeconómico”. “Todos los días vemos que hay despidos”, dijo. Y ejemplificó la compleja situación económica, señalando que “en Paraná cerró una estación de servicios, los empleados del Carrefour están muy preocupados, cerró el frigorífico equino de Gualeguay, las termas de Basavilbaso han cerrado”, recordó.

“Necesitamos que se reactive la obra pública en la provincia”, reclamó.

Según el mandatario, los gobernadores no pudieron en este año y medio de gobierno plantearle de manera directa al presidente de la Nación ninguno de esos temas. “Desde que asumió, nos reunimos una sola vez con el presidente. Queremos tener contacto con el presidente, sin intermediarios, queremos decirle al presidente que por este camino vamos mal, queremos revertir esta situación”, alertó Bordet, recordando que “los gobernadores justicialistas estamos dispuestos a colaborar” y “de esto hablamos en la Casa de Entre Ríos la semana pasada justamente”.

Bordet reiteró que los mandatarios del PJ “honestamente queremos que al gobierno nacional le vaya bien y queremos garantizar la gobernabilidad, pero la gobernabilidad es un camino de ida y de vuelta, necesitamos reciprocidad en esto”, reclamó.

La opinión del mandatario provincial coincide con la mayoría de los pronósticos. “El rumbo de la economía, las altas tasas de interés, la alta tasa de inflación y el aumento sostenido del dólar es un combo realmente complejo de desarmar”, dijo.

 

Reforma laboral e impositiva unilateral

Bordet se refirió a las iniciativas del gobierno nacional que va a encarar, después de las elecciones, reformas a los sistemas laboral e impositivo vigentes, y dejó en claro que la falta de diálogo es una nota distintiva de la gestión nacional. “No recibimos ningún borrador de la reforma laboral ni de la reforma impositiva, ni un paper como se usa decir ahora”, dijo.

“No hemos tenido la más mínima señal, salvo las declaraciones periodísticas”, reconoció.

Bordet afirmó que “está dispuesto a escuchar (la propuesta nacional) pero nuestro límite es que el ajuste sea a costa del salario de los trabajadores. Ese es el límite”, marcó.

Igualmente opinó sobre el de la reforma impositiva. “Estamos dispuestos a discutirla con el gobierno nacional, obviamente sin que nos quiten recursos”, advirtió.

“Ahora (a fin de año) vence el Impuesto al Cheque, que debe debatirse en el Congreso que viene”, dijo, y reiteró que “por eso necesitamos diputados que representen lo que Entre Ríos quiere y opina” respecto a ese impuesto “que distorsiona la competitividad de nuestros productores y también de nuestros comerciantes”, añadió.

 

Resignar IIBB para incentivar créditos hipotecarios. El riesgo de no controlar a los bancos

Bordet se refirió al proyecto de ley que se encuentra en la legislatura provincial para eximir del pago de ingresos brutos a las cuotas de créditos hipotecarios. “Va a significar que al beneficiario de un crédito hipotecario le baje un punto, un punto y medio la tasa de interés”, explicó, reiterando su respaldo a la iniciativa solicitada por el gobierno nacional. Sin embargo, enfatizó el control sobre los bancos: “No vaya a ser cosa que nosotros saquemos ingresos brutos para que se reduzca la tasa (de interés), y después los bancos no reducen la tasa. Esas avivadas ya las conocemos bastante”, alertó. “Así que va a haber un control estricto (sobre los bancos) para que, efectivamente, ese beneficio vaya a los adjudicatarios de créditos”, anticipó.

 

Coparticipación

“Nos interesa sobremanera discutir los recursos coparticipables y defender lo que nos corresponde  a la provincia de Entre Ríos”.

“Yo escuchaba a la gobernadora de Buenos Aires (María Eugenia Vidal) que dice que cada dos pesos que aporta la provincia de Buenos Aires, recibe sólo uno de coparticipación. Pero también es cierto que Buenos Aires recibe en subsidios lo que pagamos todas las provincias y no recibimos”, aclaró.

Y explicó en el caso del transporte cómo impacta una inequitativa distribución de los fondos entre las provincias del interior y Buenos Aires. “Un boleto de colectivo en Entre Ríos cuesta 10 pesos promedio. Y en Buenos Aires cuesta 6 pesos”. Porque “los 4 pesos restantes los pagamos todas las provincias para subsidiarle el transporte a Buenos Aires”, señaló.

“Pasa lo mismo con la energía eléctrica y con el agua potable, pasa lo mismo con todos los servicios”, reprobó. “Entonces queremos que sea equitativo” el reparto de los fondos, insistió el mandatario.

“Si uno ve el presupuesto (nacional), la mayor parte de la obra pública va a la provincia de Buenos Aires. Y está bien porque el 40 por ciento de la población vive ahí. Pero no nos quiten a nosotros lo que nos corresponde legítimamente, que son derechos adquiridos, por coparticipación”, advirtió, anticipando nuevamente la discusión que deberá darse en el Congreso después de las elecciones de medio término.

Para Bordet, el reparto de los recursos es un tema, pero no el único que Entre Ríos debe defender en el Congreso a través de sus diputados nacionales.

“La provincialización de la represa de Salto Grande” es otro de los puntos a los que se refirió Bordet.

“La energía se produce en Entre Ríos, se genera con un recurso que es el agua, que por la Constitución Nacional es un recurso de los entrerrianos. Entonces queremos rediscutir el marco energético para la provincia de Entre Ríos y no seguir pagando con el tarifazo que nos aplicaron del 400 por ciento los costos energéticos”, adelantó.

“Estas son las cosas que hay que ir a discutir al Congreso”, reiteró.

 

Fuente: Noticiauno

COMENTARIOS

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

TENDENCIAS

+ NOTICIAS